miércoles, 25 de abril de 2012

Historias de Menganito, futuro especulador de los mercados (II)


Meses más tarde, con el dinero que había hecho haciendo guardias, Menganito había conseguido reunir parte de lo perdido en su “primera vez”.
Su mujer le había perdonado, pero cuando Menganito entonó aquella canción de <<tranquila, Antonia. Que aquello lo recupero yo en un plis plás. Ya sabes como me las gasto…>>    le contestó
<<Ni se te ocurra, “Menga”, como vuelvas a perder un duro más en esas tonterías, te aseguro que me voy de casa>> (mentía, el que se iría de patitas a la calle sería él…)

Su sed de venganza era una obsesión, y decidió emprender su particular lucha con los mercados a solas, en secreto.
Ya llegaría el día en que volviera  la comprensión familiar, el día en que les sorprendiera a todos con “he ganado un pastón y nos vamos al caribe, etc etc”…

Llegó a la conclusión de que el motivo de que la vez anterior hubiese terminado en pérdidas era que se había confiado en exceso y no había realizado beneficios antes de que el mercado se girara.
Trazó un plan perfecto para sus próximas operaciones:
<<a partir de ahora, en cuanto esté ganando algo, vendo.
Para que la cantidad merezca la pena, voy a meter más contratos. Así con poco que se mueva, me forro…>>

Tras tres operaciones ganadoras, en las que liquidaba posiciones en cuanto el precio le daba cuatro o cinco puntos a favor con ínfimas ganancias, descubrió algo que le sorprendió amargamente…
El precio a veces no solo no va a tu favor, si no que empieza a ir en dirección contraria nada más abrir la operación!!

<< Cáspita, eso no lo había tenido en cuenta. Tengo que planear algo para cuando pasan esas cosas…
Ya se, como comprobé en mi primera operación, el precio siempre se gira. Siempre pasa algo y vuelve otra vez…
Cuando una operación vaya en mi contra, NO voy a CERRARLA. Para qué voy a perder ese dinero si luego va a volver al camino correcto?. Total, mientras no cierre la operación, no pierdo…>>

Pasó así una época en que una serie de operaciones abiertas al “tun tún” se resolvían de las siguientes formas:
-          Operación ganadora à ganancias ridículas…
-          Operación perdedora à  llamada del broker para avisarle del “margin call” y posterior “hueco” en su cuenta…
-          Operación perdedora que, por el artículo 33, terminaba recuperándose à Menganito la cerraba en cuanto se acercaba a su nivel de entrada, “por si acaso”…

Ese período hizo mella en la salud emocional de Menganito, por no decir que sus finanzas iban de mal en peor.
Abrió cuentas más pequeñas, para arriesgar menos, pero eran fulminadas a la velocidad de la luz.

No dormía, no comía. En el hospital le confundían con un paciente del ala psiquiátrica, de la mala pinta que empezaba a tener…
Y lo peor,  Antonia, su mujer… “sospechaba”

Un día, San Google le llevó a uno de esos sitios que te abre los ojos… UN FORO

<< cómo no he descubierto esto antes?, madre mía, si aquí hay que gente que se forra todos los días!!>>
<< Y dicen que usan una cosa que se llaman indicadores que te dicen qué es lo que va a hacer el precio, y por adelantado!!. Que chollo, y como no saben esto los demás?>>
<< yo por si acaso, no se lo voy a decir a nadie y voy a aprovechar este filón. Verás como esta vez, sabiendo los “secretos” del mercado, me sale la pasta por las orejas >>

Llegó para él, esa etapa de ilusión y desparpajo en la que operar era muy sencillo
<< cuando se cruza hacia arriba esa linea que se llama estroplástico , compro. Y cuando lo hace hacia abajo, vendo >>
<< Que chachi, y además estos tíos del foro que saben tanto, me han dicho que puedo ponerme bajista también. Yupiiii!!, así cuando baja, en vez de perder, gano también!!>>

Poco duró la alegría…
El “estroplástico” se podía tirar días en sobrecompra mientras el precio no paraba de subir. Y claro, en esas a Menganito le había pillado corto.
No había caido en que la ventaja de poder entrar bajista al mercado, solo le beneficiaba cuando este bajaba…

Se propuso preguntar sus dudas en el foro
<< oyes, porqué ahora eso de los indicadores no me funciona? >>
<< Tienes que filtrar, amigo Menga >> le contestó uno de los millonarios altruistas que estaban allí para ayudar al prójimo
<< el mercado es mucho más complicado. Debes de usar ese indicador, pero filtrando las entradas con un cruce de medias ponderadas o un oscilobatiente adelantado… >>
<< además tienes que trazar lineas de tendencia, soportes, resistencias y fibronachis >>
<< Es un “conjunto” de cosas >>


Y ahí llegó el punto de inflexión en la formación de Menganito, había descubierto el análisis técnico:
- Contrató una plataforma de gráficos
- Llenó la plataforma de gráficos
- Llenó los gráficos de lineas y fibonaccis
- Llenó la parte inferior de los gráficos de indicadores (tanto que tuvo que subir la ventana del precio de tal manera que ya no se veían las lineas)

No entendía nada, pero estaba contentísimo. Ahora podría trabajar como los profesionales, con gráficos que le iban a decir qué tenía que comprar y donde.
<< Ahora sí. Ahora me forro, pero de verdad >>

Continuará….

8 comentarios:

dj dijo...

Muy bueno.....

Algún día tendrás que poner el articulo 33 je,je,je...

...Y como siempre habrá mucha gente identificándose con Menganito.... entre ellos en parte YO......

Cuando termines hacemos un cuento y lo publicamos je,je,je,je.....

Un saludo
Dj

Cande dijo...

je je
lo tendríamos que publicar en formato PPS, de esos que se te han dado tan bien en nuestro proyecto de la "Caverna"... ;)

yosu dijo...

me siento identificado con menga, por suerte creo que esa etapa ya la he pasado, a ver si pones pronto el siguiente capítulo a ver por donde vamos jeje.

Un saludo

dj dijo...

Pues hoy he hecho una de MENGANITO con los indices...........

Gredos dijo...

Eso te pasa por ponerle los cuernos al forex.

Anónimo dijo...

Te voy a denunciar por plagio de mi biografía, jejeje.

Que ganas de la 3ª entrega

S2

Cesar dijo...

Yo por culpa de eso termine comprandome un monitor de 22 pulgadas. Veia las lineas mejor, pero seguia sin ver nada mas alla de esa maraña de rayitas!

Trip dijo...

Enhorabuena por tu blog, pero creo que deberìas haberme pagado los derechos de mi historia. Je Je.